Cómo ir a una fiesta y desenvolverte en ella: Para un Arruinado

Llega el viernes, sí, día en el que luego de 5 ó 6 horas de trabajo ligero, obtienes no sólo las 19 horas restantes del día, sino que otras 48 más.

Como buen estudiante, al terminar la jornada escolar, te diriges a casa, o a la de un amigo, diciéndote a ti mismo que tendrás un buen descanso. Almuerzas y te diriges a la computadora, a hacer lo que sueles hacer en tus ratos libres, sin embargo, algo no te cierra,  tienes algo pendiente, algo que te impide tener un fin de semana como dios (si es que existe..) manda: Esta noche tienes una fiesta.

Sí, ese rito social en el cual las personas marcan cierto acontecimiento o alguna ocasión específica, como un cumpleaños, agasajo, boda, aniversario, etcétera; reuniéndose y desinhibiéndose o adoptando un rol para la ocasión.  Y no es una fiesta cualquiera, es una mera excusa para decir que una jovencita ya se ha convertido en mujer, sin incluir todas las responsabilidades que esto conlleva. Una suerte de beneficio, cual película pirata, con todos sus pros (Puedes ver la película sin necesidad de pagar la millonada que te costaría el disco original, puedes verla incluso antes de que salga en el cine, etc.) pero también con sus contras (mala calidad de imagen, no tienes todos los extras, etc.). Una fiesta de 15 años.

Ahora, tú sabes perfectamente que no necesitas ir, que es una pérdida de tiempo y que lo pasarías mejor en casa, sacándote la pelusa del ombligo, sin embargo, sientes que tienes la necesidad de ser hipócrita de quedar bien con la cumpleañera de turno. Así que te armas de quinotos y empiezas llamando a tus amigos (omítase este paso si se está en casa de un amigo), para ver quienes van a asistir, para hacer la experiencia menos desagradable. Resulta que tienes suerte, tus amigos irán a la fiesta, algunos por las mismas razones que tú y algunos no, quizá algunos vayan porque quieren divertirse, bailar y demás tonterías nimias cosas. Si nos hiciéramos amigos exclusivamente de la gente similar a nosotros, nuestra especie estaría en vías de extinción.

Como las fiestas vienen de muchas formas y colores, tienes que leer la invitación, que desgraciadamente no botaste al recibir (para por lo menos decir que “se te perdió” y así no asistir al evento), que está guardada entre tus revistas (pornográficas o no) y tus libros (los tienes, eres un arruinado) y leer el código de vestimenta, el cual, generalmente es de carácter formal. Luego de maldecir en las 6500 lenguas habladas en el globo por tener que usar un traje, sí, UN TRAJE, esos que solamente esperas usar el día que te cases (si te casas. Si no, dichoso vos), llamas a tu progenitora, gritando: “Máaaaa” seguido de un rugido gutural digno de Mufasa. Tu madre entra a tu pieza y te pregunta “¿Si? ¿Hijito?”. Tú le preguntas el paradero de tu traje, hecho a la medida que obviamente te durará hasta tus treintaytantos años. Ella te indica que el santo grial, se encuentra en tu ropero. Tú, como buen hijo, le agradeces a tu madre.  Son las 5 de la tarde, así que tienes hasta por lo menos las 7:30 para matar el tiempo, te sientas en el computador y sigues con lo tuyo.

Llega la hora, te desvistes y te diriges a la ducha. Al cabo de 5 minutos, cierras la llave y vuelves a tu habitación para vestirte. Luego de quizás media hora de lucha (con ayuda de tu madre), logras terminar de vestirte. Ya con olor a tu mejor perfume, te falta una cosa, el regalo. Para suerte tuya, recuerdas que estas fiestas no requieren una ofrenda (tu cuerpo no podría soportar tanta falsedad en un día). Llamas un taxi, o esperas a tu madre para que te lleve al salón donde se realizará el festejo.

Llegas al famoso lugar, lo primero que puedes notar es la cantidad de vehículos. Es tanta, que –Creo yo- podría matar a un elefante con solo respirar ese aire viciado lleno de gases. Al parecer no es una fiesta cualquiera. Es un evento de gargantuescas proporciones, más grande incluso, que la toma de mando de un presidente, tanto en la India como en San Marino. Te diriges a la entrada, custodiada por no uno, si no dos gorilas, ellos te piden tu nombre, y tú con recelo se los das. Al cabo de 3 minutos que parecen horas, te dejan pasar.

No podrías haber imaginado peor escenario. Y menos aun, vestido de traje. La anfitriona de la fiesta, vestida seguramente de algún traje estúpidamente feo y ridículo que lo único que hace es mal disimular su falta de atributos físicos (hablaremos de los mentales más adelante), y con eso me refiero a sus dádivas mamarias.

El ambiente está cargado, unas luces que no recuerdan a una discoteca (de esas que uno ve en la zona “alta” de la ciudad, como un boulevard) sino a un antro homosexual de mala muerte (porque buenos deben haber… No, mentira, ni las discos del boulevard, ni las covachas gay son buenas), adornan espantosamente el lugar, que también alberga eventos de magnitudes minúsculas, como la condecoración de gente célebre de la ciudad y cumbres internacionales. Simplemente denigrante. Para rematar, manteles, cortinas y demás tonterías, que no hacen más que recordar al estilo Kitsch, que van en juego con el espeluznante vestido de la cumpleañera, hacen que hasta el más indulgente escape. Simplemente horroroso.

Cuando superas el shock inicial, producto de la decoración (tanto de la cumpleañera, como de la fiesta per se), puedes notar que el salón está atiborrado de gente. Esta es muy variada, por lo que generalmente me limitaría a no describirla, sin embargo, la presencia de algunos personajillos no se puede obviar:

La cumpleañera, ya antes mencionada, está acompañada por su séquito de amigas. Chicas adolescentes, que no son otra cosa, sino chiquillas, que no hacen más que fastidiar.  Entre estos seres extraños, sale a relucir la presencia de alguien, una chica, sí, ESA chica. Esa chica brillante. Tú amas a esta chica, no es de esos amores adolescentes, ya que, aunque lo fueras, el sentimiento por ella es mucho más profundo. El solo hecho de ser amiga de alguien tan poco dotado en lo intelectual, como la cumpleañera, te revela que es tan buena persona (tú desgraciadamente no te puedes jactar de lo mismo), una persona tan paciente, que la hace infinitamente más evolucionada que tú. Por lo que en cuanto a “escala evolutiva” quedaríamos en:

Chuck Norris – Ella – Tú, junto con tus amigos (los inteligentes por lo menos) – Las demás personas del globo.

Los familiares de la anfitriona están sentados en un rincón, se puede destacar a la madre y al padre, que están acompañados de su prole. A los abuelos, tíos y sobrante gente sin importancia para esta narración.

Entre el grueso de la gente, se destaca la participación de dos malvivientes, chaboncitos, cuya mente no da cabida a más de estas tres palabras: “Coito Ergo Sum”. Estos, hablan con pares de chicas de cuanto en cuanto, supongo yo, para ver cuáles son las más estúpidas fáciles, para así poder encamárselas cuanto antes. Nunca están de más las muchachas poco agraciadas, que en vez de sacar a relucir la interesante personalidad que podrían tener (para por lo menos tener un poco de ligue), actúan como las necias ya mencionadas anteriormente. Obviamente, puedo estar generalizando, pero como dije, no me jacto de ser buena persona.

Algo, que no podría faltar es la música… La música… Normalmente no me tomo el tiempo, sin embargo creo que esto lo amerita. Sólo me limitaré a decir, que el más banal de los Reguetónes cubre el fondo sonoro, mezclado, con una suerte de música techno, lo que lo hace, en su conjunto, algo bastante desagradable, que al más propenso a estar triste (dígase Emo) significaría el suicidio.

En todo ese análisis de las personalidades y la música que hicieron de la fiesta una experiencia jovial (Esto es sarcasmo), te encuentras con los colegas, tus amigos. Pasas el resto de la función (porque a tu entender, esta fiesta, es merecedora de ser llamada así, debido a su fuerte parecido con una comedia paródica de la vida en sí) con ellos.  Llega el fin de la fiesta, y tu, ya bastante hartado de esa dosis súper-potente de socialización, vuelves a tu guarida.

Para cerrar esta guía, podemos concluir, que tras haberla leído, nunca más asistirás a este tipo de ritos sociales, porque simplemente no son necesarios para el desarrollo intelectual de un ser humano (Es más, el reguetón degenera ligeramente tu sobrepoblación de neuronas, no creo que quieras perder más).

Puede que quizás no se haya cumplido el propósito de esta guía, no enseñé cómo desenvolverse en una fiesta, pero yo, al ser un arruinado, encuentro que esta es la única forma en la que uno debería comportarse, y tú, al ser un arruinado también, me encontrarás toda la razón.

Anuncios
Published in: on febrero 25, 2010 at 2:44 am  Comments (1)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://lacuevadelhobbit.wordpress.com/2010/02/25/como-ir-a-una-fiesta-y-desenvolverte-en-ella-para-un-arruinado/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Una guía muy interesante…

    Logré identificarme totalmente.

    …”Las cosas como son”…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: